Three Thousand Years of Longing

La Dra. Alithea Binnie (Tilda Swinton) es una académica, contenta con la vida y una criatura de razón. Mientras asiste a una conferencia en Estambul, se encuentra con un Djinn (Idris Elba) que le ofrece tres deseos a cambio de su libertad. Esto presenta dos problemas. En primer lugar, duda de que Él sea real y, en segundo lugar, como es una estudiosa de la historia y la mitología, conoce todos los cuentos de advertencia de los deseos que salen mal. El Djinn defiende su caso contándole historias fantásticas de su pasado. El guion fue adaptado por George Miller y Augusta Gore del cuento de A.S. Byatt «The Djinn in the Nightingale’s Eye».

Fuente: MGM

Es una historia sobre los «narradores» o «cuenta cuentos», y parte de su truco es que no es una historia de tres partes sobre la vida de un djinn, sino una historia de dos partes sobre la protagonista Alithea, en el que la primera parte consiste en gran medida en escuchar la historia de vida del djinn.

Cada segmento subsiguiente a la introducción o el encuentro es un cuento de hadas abundante: la Reina de Saba pisotea el corazón del Djinn después de que Salomón llega a la escena; intrigantes sultanes y concubinas en la era otomana; una novia seductora y esclavizada en el siglo XIX que anhela un conocimiento infinito mientras está encadenada a su matrimonio. En cada capítulo, el Djinn no puede resistirse a ir más allá de sus deberes, ya que el deseo o la desesperación (o ambos) lo llevan inevitablemente de vuelta al cautiverio. En la actualidad, la situación con Alithea resulta más difícil de leer, puesto que su naturaleza desconfiada lo mantiene a distancia.

Es un film que habla sobre el poder del mito, de cómo las culturas tratan de derivar «grandes verdades» a través de la narración. Pero también es un relato sobre nuestras memorias, es sobre cómo los humanos individuales (o djinn, en este caso) intentan darle sentido al ruido aleatorio de toda una vida de forma coherente. En muchos momentos el film también ejemplifica como funciona una simple conversación, en donde seleccionamos las partes de nosotros mismos que queremos presentar a otras personas, quizás incluyendo algunas que hemos fabricado. Aquí nos encontramos con el reflejo de nosotros mismos que presentamos, y el dolor que puede causar cuando la historia de mí, que una persona desea que sea la verdadera historia, no se ajusta cómodamente a los hechos reales.

Idris Elba ilumina y evoluciona atractivamente como la inmortal e irremediablemente figura romántica. La increíble Tilda Swinton es aún mejor, su personaje es sensato a pesar de que esconde un núcleo tierno. Alithea no desea parecer «joven» y ciertamente no quiere ser vista así.

Por el lado negativo, el film lentamente pierde un encanto mágico, el director y coguionista George Miller parece estar más decidido en construir un mundo a que este sea atractivo de principio a fin. No podemos negar que es una visión fascinante y Única de una historia milenaria que atraviesa toda la gama de emociones tal como se entrelaza a través del tiempo. Y es este el mejor elemento; finalmente se constituye como un cuento de hadas para adultos visualmente impresionante.

¿Cómo puede ser un error amar a alguien por completo?

A pesar de que Thousand Years of Longing no encaja en el metafórico rompecabezas del romance, termina alimentando una narrativa más amplia de lo que significa ser humano y las insondables problemáticas que nos unen a todos. Es la historia de la vida, y por más frustrante y enloquecedor que pueda ser, también es bastante hermosa.


Director: George Miller.

Guion: George Miller y Augusta Gore.

Nota de lectores0 Votos
0
8
Puntaje final