Run On

Cuando se dice que «en la simpleza hay belleza» es como si evocásemos la historia que narra la serie coreana Run On.

Run On (El amor es la meta) es una serie coreana de 16 episodios producida por la cadena jtbc y estelarizada por Im Siwan (Strangers from the hell) y Shin Se Kyung (Bride of the water god) dirigida por Lee Jae Hoon y con guion de Park shi hyun.



En esta historia en 16 episodios nos da a conocer a sus cuatro personajes centrales, quienes son un reflejo del proceso de crecimiento, a veces peliguado (incierto) por el que se pasa cuando eres un joven adulto que quiere encontrar su punto de inflexión, ese en el que sabes donde quieres estar.

En un primer arco nos encontramos con Kim Seon Gyeom (Im Si wan) un joven atleta muy popular para la selección de su país quien, por vicisitudes (un caso que pasa en su mundillo) de la vida, deja eso a lo que se dedica y empieza un auto descubrimiento.


Luego Vemos a Oh Mi Joo, una joven adulta, que se dedica a traducir películas y muestra esa cara escondida que muchas veces como espectadores olvidamos.

Fuente: Soompi


Asimismo, está Seo dan ah, líder de una agencia deportiva y la única hija del hombre que dirige el Grupo Seomyung, debido a eso, es empujada hacia atrás en la lista de posibles sucesores del Grupo. Y finalmente Lee Young Hwa, un estudiante universitario, con especialización en arte que disfruta ver películas y aparece en la vida de Seo dan ah para llenarla de los colores cálidos que le hacían falta.

Si me han leído anteriormente, sabrán que no es un secreto que disfruto muchísimo los dramas que suceden en un ritmo lento, donde se explora el crecimiento de personajes que demuestran lo bien sustentados que están dentro del contexto que se mueven.

La historia goza de personajes muy bien construidos, sufridos y otros no, con los que se hace fácil vincularse con ellos. El personaje de Kim Seon Gyeom (Im Si wan) se convirtió en uno de mis crushes kdramáticos por excelencia, es un personaje tan bello y pulcramente escrito, que si bien al inicio no sabe como quererse a sí mismo y tenía una manera un poquito rara de comunicarse con los demás, era muy empático y demostraba con acciones sus sentimientos, tuvo una evolución tan preciosa.

Luego Oh Mi Joo (Shin Se Kyung) una joven muy fiel a su esencia, apasionada en su profesión, valiente y siempre predispuesta a defender causas que creen lo necesita. Ella junto a Kim Seon Gyeom, forman la pareja central del drama, una de las más sanas y consistentes de dramaland, un ejemplo clara de que, para estar hay que ser, juntos son una sincronía perfecta de dos personas tan distintas que se acoplan tan bien.

Por otro lado tenemos a Seo Dan Ah (choi Soo Young) una mujer joven siempre a la defensiva, sarcástica, de ojo crítico y con artimañas. Seo Dan Ah ha tenido que ser así para hacerse valer ante un mundillo liderado por varones,

Y también está Young hwa (Kang Tae Oh) un joven espontáneo, con sentimientos puros, de corazón noble. Él y Dan ah, se conocen en circunstancias peculiares que dan paso a un romance bastante atípico pues son dos personas tan distintas, pero creo que eso le da esa particularidad.

En Run On, a través de ese ritmo pausado, donde no hay necesidad de sobresaltos, porque se basa el desarrollo de sus personajes en su cotidianidad, las cosas transcurren sutilmente, porque es con esa esencia que logran cautivar a quien lo ve.


Me sorprende que es el segundo proyecto, (Be Melodramatic fue el primero), de los que he visto de esta cadena, en el que muestran situaciones fuera de estereotipos, pues vemos a un protagonista masculino que hace todo por los demás, pero nunca se da amor así mismo. Representaciones como la asexualidad, búsqueda de la identidad sexual que no caecaer en lo grotesco entre otras cosas, que muestran la evolución paulatina que están dando los dramas.


Cinematográficamente, es hermosa, con escenarios cotidianos, y una paleta de colores suave y cálida, que refuerzan la esencia de la historia. Su OST, es muy suelto, tiene piezas que particularmente amé y otras no tanto, pero es cuestión de gustos.


Run On, o el amor es la meta, es una historia refrescante, a simple vista ordinaria, pero que cuando la ves entiendes que lo que la hace extraordinaria es como mantiene esa chispa hasta el final. Nada en esta serie ocurre sin más, todo se acopla y crea una sutil armonía.

una historia refrescante
8
Puntaje final