Disenchanted

Quince años después de su final feliz, Giselle, Robert y Morgan se mudan a una nueva casa en el suburbio de Monroeville. La comunidad es supervisada por Malvina Monroe, quien tiene malas intenciones para la familia. Complicada porque las cosas van de mal en peor, Giselle pide un deseo que transforma su mundo rutinario y normal de nuevo en una fantasía de cuento de hadas.

Fuente: Disney

¿Qué viene luego de un «y fueron felices por siempre»? Después de muchos años volvemos a encontrarnos con Giselle (Amy Adams), su esposo Robert (Patrick Dempsey) Morgan y Sofía, la nueva integrante de la familia. La vida en Manhattan comienza a desconcertarlos, por lo que deciden mudarse a Monroeville en lo que la princesa llama «una nueva y emocionante aventura». Sin embargo Morgan (Gabriella Baldacchino), que está viviendo bajo el hastío de la adolescencia, tiene problemas para adaptarse a su nueva vida lejos de Nueva York.

Cuando llegan a su nuevo hogar son recibidos por Malvina Monroe (Maya Rudolph) una ama de casas bastante competitiva que les hará la vida imposible. Giselle comienza a cuestionar la realidad poco optimista que vive su familia, anhelando la increíble felicidad y facilidad de su vida en Andalasia.

Después de consultar con su amiga ardilla Pip, Giselle decide usar la varita mágica obsequiada por Nancy y Edward, deseando que la vida de su familia sea como un verdadero cuento de hadas perfecto. Al día siguiente, descubre que todo el pueblo se ha transformado en una tierra de fantasía que ahora se llama Monrolasia.

Con un elenco completo de regreso, #Disenchanted se abre en un camino mucho más imaginativo y deja atrás la virtuosa “crítica” de su original, en una historia familiar que rescata la moraleja del reencuentro como su principal núcleo.

Eso si, no todos los reencuentros son tan buenos: con el retorno de la magia al mundo «real» la vida de los protagonistas corre peligro, sobre todo ahora que Giselle se ha envuelto en un maleficio que puede convertirla en la madrastra malvada de la historia. Amy Adams sigue siendo el pilar fundamental que une todos los lazos existentes entre los personajes, Adams regresa a su encanto característico y tuerce su interpretación hacia algo más oscuro con una facilidad y credibilidad que solo podrías esperar de ella.

El enfoque de la escritora Brigitte Hales opaca no solamente los mejores elementos recordados de “encantada” sino que tiene problemas para encaminar a los personajes secundarios hacia una aventura más emocionante. Es solo Maya Rudolph, en su papel de la reina malvada de Monrolasia, la que logra contrastar con un tono «más menos» novedoso. Todo lo demás y todos los otros personajes, descansan en un cuento de relleno conocido y muy predecible.

Si en algún momento la historia quiso cuestionar la realidad del mundo mágico, con #Disenchanted nos adentramos hacia la otra dirección, mostrándole al espectador qué sucedería si un mundo tan defectuosamente humano fuera como un verdadero cuento de hadas. El director Adam Shankman tiene serios problemas para sostener esta propuesta, sobre todo en los momentos que no necesita la intrusión de los efectos especiales (que funcionan de maravilla aquí). El acercamiento se siente demasiado plano y no posee nada realmente dinámico, quizás la producción en tiempos de covid afecta más de lo que uno cree. Tampoco encontramos nada realmente fascinante en el regreso de Alan Menken componiendo, junto a las letras de Stephen Schwartz, un OST bastante olvidable.

Lo que si funciona y mucho es el trabajo visual de los efectos especiales y el diseño de vestuario, ambos son espectaculares. Romina Marroquín Payró vuelve para el doblaje de la película y, para quienes prefieran reencontrarse con esta historia en este idioma, su trabajo sigue siendo igual de encantador.

A pesar de que nos quedamos con las ganas de ver un poco más de nuestros personajes favoritos, #Disenchanted es una historia para toda la familia, que conecta principalmente con aquellos que crecieron con el clásico y disfrutan de los musicales mágicos de Disney. #Desencantada está llena de Giselle en todo lo que ella representa: musicalidad, sentido de aventura y esperanza.

Conclusión: Una historia que a pesar de su duración sí logra ser entretenida y cierra bastante bien. Aunque su mala ejecución es difícil de ignorar y no logra igualar o alcanzar a su predecesora, la interpretación de Amy Adams es siempre suficiente.


Director: Adam Shankman

Guion:  Brigitte Hales

Elenco: Amy Adams , Patrick Dempsey , James Marsden,  Idina Menzel

Duración: 118 min

Disponible en:

Disenchanted
6.8