1899

Los inmigrantes de un barco a vapor que viaja de Londres a Nueva York quedan atrapados en un misterioso acertijo después de encontrar un segundo barco a la deriva en mar abierto.

Fuente: Netflix

Primero conocemos a Maura Franklin, una joven en el Kerberos, un barco que zarpó de Inglaterra a América. Desde la escena inicial, está claro que Maura está huyendo de algo o alguien y que este será su trayecto hasta dicho descubrimiento. Pero parece que Maura no es la única que huye de algo, las 1400 personas a bordo, desde los ricos decadentes que tienen relaciones ilícitas hasta los inmigrantes económicos que buscan desesperadamente una vida mejor, parecen tener oscuros secretos de un tipo u otro y son profundamente reacios a compartir sus verdaderas razones para querer asegurar un lugar en este barco.

Cada episodio se centra en estos destellos de algún aspecto del pasado de los protagonistas, mientras que se descubren nuevos y asombrosos misterios. Esta forma de obtener rápidamente un contexto humano de los personajes (que me recordó a LOST) es muy útil para comprender las dudas que comienzan a acumularse.

Luego, la serie se llena de interrogantes de tipo conspirativo, los símbolos de triángulos (el símbolo de la empresa propietaria del Prometheus) comienzan a aparecer por todas partes. Un niño extraño tiene un tatuaje de un triángulo detrás de la oreja, hay un triángulo grabado en una trampilla y alguien está enviando códigos a Kerberos en forma de triángulos. Un hombre en el Kerberos tiene un dispositivo especial (con un triángulo, obviamente) que está conectado al motor del Prometheus, el cual pone en marcha debidamente, además de las muertes inexplicables y unos escarabajos que aparecen en lugares extraños.

Algunas de las conexiones que se forjan entre diferentes personajes a pesar de la barrera del idioma se dan bastante bien, aunque no significa que la serie funcione todo el tiempo. Por alguna razón, en #1899 todo el mundo está profundamente trastornado, infeliz, enfermo y paranoico; las relaciones son tensas y conflictivas. Las tensiones entre las diferentes clases y la tripulación siguen siendo altas y las relaciones entre los grupos que viajan juntos son incesantemente asfixiantes.

En todo caso, el escritor Jantje Friese se esforzó demasiado por replicar ritmos, o por superarse a sí mismo, en lugar de construir algo que podría haber sido distinto. El enfoque se siente mucho más en la trama que en los personajes, muchos de los cuales parecen en gran medida reactivos, simplemente repitiendo sin cesar que «esto no tiene sentido…» y «esto es imposible».

Incluso los usos de la música, con cada episodio que termina en un conjunto de montaje con varias pistas de cierre, se siente como si estuviera golpeando los mismos viejos ritmos, a diferencia de Dark, donde la música se usaba de manera mucho más orgánica, para establecer un tono particular o histórico.

Los creadores Baran bo Odar y Jantje Friese entregan visualmente un gran espectáculo de ciencia ficción, evidentemente hay un alto esfuerzo en la construcción de locaciones o vestuario, cumplen perfectamente a la hora de adaptar una época bastante sombría.

Tristemente #1899 decide encaminar el thriller-misterio a un énfasis mucho más fuerte en la ciencia ficción a mitad de camino, se siente poco armónica y entierra, sin mucho esfuerzo, grandes aspectos que sigue el espectador.

Fuente: Publimetro

Conclusión: Las sensaciones de #1899 pueden cambiar a medida que avanza, te atraerá su gran apuesta visual y carismático/diverso elenco, pero su trama se vuelve gradualmente muy obvia y el impacto es algo débil cuando llega a su conclusión.


Creado por:  Jantje Friese,  Baran bo Odar

Elenco: Emily Beecham, Aneurin Barnard, Miguel Bernardeau, Andreas Pietschmann.

Duración: 8 Episodios.

Disponible en:

Ranked
7.7